Payada entre Martin Fierro y El Moreno

Payadas

Las mejores payadas y payadores

	Dios hizo al blanco y al negro
	sin declarar los mejores;
	les mandó iguales dolores
	bajo de una mesma cruz;
	mas también hizo la luz
	pa distinguir los colores.

	Ansí ninguno se agravie;
	no se trata de ofender;
	a todo se ha de poner
	el nombre con que se llama,
	y a naides le quita fama
	lo que recibió al nacer.
	Y ansí me gusta un cantor
	que no se turba ni yerra;
	y si en tu saber se encierra
	el de los sabios projundos,
	decíme cuál en el mundo
	es el canto de la tierra.

(El Moreno) Es pobre mi pensamiento, es escasa mi razón; mas pa dar contestación mi inorancia no me arredra; también da chispas la piedra si la gólpea el eslabón. Y le daré una respuesta sigún mis pocos alcances; forman un canto en la tierra el dolor de tanta madre, el gemir de los que mueren y el llorar de los que nacen.

Martín Fierro y el moreno de José Hernández y el moreno

(Martin Fierro) Moreno, alvierto que trais bien dispuesta la garganta; sos varón, y no me espanta verte hacer esos primores; en los pajaros cantores sólo el macho es el que canta. Y ya que al mundo vinistes con el sino de cantar, no te vayás a turbar no te agrandes ni te achiques: es preciso que me espliques cuál es el canto del mar.

(El moreno) A los pájaros cantores ninguno imitar pretende; de un don que de otro depende naides se debe alabar, pues la urraca apriende a hablar pero sólo la hembra apriende. Y ayudamé ingenio mio para ganar esta apuesta; mucho el contestar me cuesta pero debo contestar: voy a decirle en respuesta cuál es el canto del mar. Cuando la tormenta brama, el mar que todo lo encierra canta de un modo que aterra, como si el mundo temblara; parece que se quejara de que lo estreche la tierra.

Artículos relacionados con Payada entre Martin Fierro y El Moreno